nueva repartija

el "escandaloso" mural del mhol hasta hace unos meses

La homofobia habita Jesús María

A propósito de las políticas distritales (anti)discriminatorias

Publicado: 2013-11-17

Una pareja de jóvenes activistas lesbianas del MHOL fue discriminada esta semana por besarse en la presentación de un libro de poesía lésbica en el Centro Cultural Peruano Japonés: un episodio más de la común homofobia de nuestra ciudad si no fuera porque, extrañamente, todos los actores involucrados se pronunciaron casi de inmediato preocupadísimos por la igualdad. 

El Presidente de la Asociación Peruano Japonesa "lamenta profundamente el incidente ocurrido" y "reitera las disculpas del caso" en un comunicado que, aunque no señala a quiénes ni por qué discriminó, constituye un importante gesto que rompe con la tradición de negar o incluso justificar este tipo de delitos.

La Municipalidad de Jesús María no quiso quedarse atrás y también publicó un comunicado “al conocer los hechos de una acción discriminatoria en contra de una pareja del mismo sexo” recordando su ordenanza N° 285-MDJM que sanciona toda forma de discriminación, incluida la motivada en la orientación sexual, con multas de 1,700 soles y 7 días de cierre del local infractor la primera vez, 3,500 soles y 30 días la segunda y 10,000 soles y clausura definitiva la tercera.

Esta protección a los derechos de lesbianas, trans, gais y bisexuales fue sustentada en el Concejo Distrital de Jesús María por la entonces regidora del PPC María Soledad Quiñóñez Chávez el 29 de octubre de 2008:

acta del 29.10.08

Sin embargo, aunque fue aprobada por unanimidad y con el voto del alcalde Ocrospoma, parece que él y sus funcionarios o no son absolutamente conscientes de su contenido o no están totalmente de acuerdo con él.

El MHOL es vecino de Jesús María casi desde su fundación y por él han pasado por lo menos tres generaciones de lesbianas, trans y gais que han luchado por construir una sociedad más justa, motivo por el que se conmemoró el día contra la violencia y los crímenes de odio por homofobia a fines de mayo de 2011 con la muralización de su fachada a cargo del artista Javier Vargas y la Brigada Muralista para recuperar la memoria queer de nuestro país. Total, si tres años antes la municipalidad había aprobado una norma que reconocía el carácter digno y ciudadano de las personas homosexuales, no tendría por qué haber problema con ‘homosexualizar’ a representantes de la historia del país a modo de homenaje ya que, recordemos, la homosexualidad es tan digna como la heterosexualidad e igual ante la ley distrital.

Sin embargo, el mural ni se había terminado y ya el 30 de mayo de 2011 la Municipalidad amenazaba con una multa si la obra no era cubierta con un color plano de la carta de colores impuesta por una ordenanza a los inmuebles ubicados en avenidas principales y alrededor de parques, situaciones que no aplican al local del MHOL y por lo que nuestros directivos y abogados respondieron en una reunión que no se modificaría ni el diseño ni los colores porque ninguna ley ni ordenanza nos obligaba a ello en ese entonces.

comunicación municipal con carta de colores - 30.10.2011

La respuesta no le cayó bien al muy ofendido alcalde pepecista, quien convirtió el mural en tema de debate del Concejo distrital el 21 de julio de 2011:

acta del concejo - 21.07.2011

El asunto pasó al olvido hasta que hace pocos meses, en los preparativos por nuestro 31 aniversario, decidimos renovar el mural y nos encontramos con la ordenanza N° 382-MDJM que "prohíbe la colocación o pintado de grafittis en propiedad privada y/o lugares públicos, a menos que cuenten con la autorización de los propietarios y según sea el caso, con autorización de la Municipalidad". Siendo propietarios de nuestro local institucional, nos preguntamos en qué casos se requiere la aprobación de Ocrospoma y su equipo, y el mismo documento responde: "Los graffitis autorizados no deberán romper el entorno urbano paisajístico de la ciudad, ni atentar con la moral y las buenas costumbres". Y, aunque la ordenanza no define a qué moral refiere ni qué costumbres considera buenas, no es difícil imaginar por dónde va el asunto con un alcalde que se sentía “muy ofendido” con nuestro mural. 

Inmediatamente sospechamos que la prohibición llevaba nuestro nombre, pero no teníamos cómo probarlo y quizás no era más que una simple coincidencia. Sin embargo, el acta del Concejo distrital del 28 de febrero de 2012 muestra que las coincidencias no existen y que fue el mismo alcalde el que señaló que “la Municipalidad no regula el contenido del arte simpre y cuando no vaya contra la moral y las buenas costumbres por ejemplo en el caso de los homosexuales, el MHOL” porque, según él, la nuestra era una pared con “algunas flores bonitas y otras con expresiones de homosexuales cruzados haciendo sexo en la vía pública”. ¡Vaya proyección!

acta del concejo - 28.02.2012

Así las cosas, cabe preguntarse cuáles son los límites entre el cuidado del ornato y la censura al arte, y si acaso la ordenanza N° 382-MDJM que restringe los ‘graffitis’ al subjetivísimo parecer de la Municipalidad no colisiona con la ordenanza N° 285-MDJM que prohíbe la discriminación por orientación sexual y, por lo tanto, prohíbe también que se censuren las diversas expresiones de la orientación sexual de las personas y colectivos, como son sus registros artísticos expresados en un mural. 

Sin embargo la Municipalidad se supera a sí misma y en la página web de su Observatorio de Seguridad y Violencia alienta a que se denuncie la amenaza de prostitución que se deriva de la presencia de meretrices y homosexuales en la vía pública. Es decir, constituye a la homosexualidad en sinónimo de prostitución, fortaleciendo el estigma y discriminación por orientación sexual que su propia ordenanza sanciona, y además criminaliza algo que según las leyes de nuestro país no es delito: el trabajo sexual. Así, no solo viola el principio de igualdad ante la ley, sino derechos fundamentales como el de libre tránsito, y se faculta de una coartada para violar los derechos humanos de aquellos a quienes debería proteger.

captura de pantalla - 16.11.2013

Esto no es más que la continuación de una perversa práctica de “erradicación de travestis y homosexuales” que reporta la Memoria de Gestión 2009 de la Municipalidad, año en que ya había prohibido discriminarnos: 

memoria 2009

Y que se repite en la del 2011:

memoria 2011

¿La Municipalidad se impondrá una multa a sí misma? ¿Siquiera invertirá las multas cobradas a otros en la prevención de nuevas situaciones de discriminación? ¿Derogará inmediatamente sus normas y prácticas discriminatorias? ¿Se dignará en pedir perdón a la comunidad de lesbianas, trans, gais y bisexuales a quienes violenta con estos ilegales actos?

Lima, 17 de noviembre de 2013


Escrito por

Gio Infante

Activista marica, periodista sadomasoquista y antifujimorista.


Publicado en

Gio Infante

Otro blog más de Lamula.pe