defiende el enfoque de género

La #UniónCivilYa se mete al clóset

Publicado: 2016-11-30

Esta mañana Carlos Bruce y Alberto de Belaunde presentaron el nuevo proyecto de ley de Unión Civil y, como habían anunciado, la metieron al clóset. 

De ser aprobado, las parejas homosexuales acudirán al notario o juez de paz letrado acreditando que son mayores de 18 años y solteros, viudos, divorciados o que no son parte de otra unión civil o unión de hecho. Se publicará un anuncio similar al edicto matrimonial y, si en 15 días no hubiera objeción legal alguna, la unión se registrará ante la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (SUNARP), no ante el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC). Esto para proteger bienes está genial, pero para dar reconocimiento social no. Su pretexto: proteger de la homofobia a los homosexuales unidos civilmente.

En lugar de exigirle al Estado que tome las medidas necesarias para garantizar la vigencia irrestricta de nuestros derechos, prefieren meternos al clóset. Y aunque en algún momento señalaron que el cambio de estado civil sería voluntario, su proyecto no dice nada al respecto. Bien podría modificarse para que RENIEC inscriba automáticamente con el mismo estado civil a todas las parejas, sean heterosexuales casados u homosexuales unidos civilmente. Recordemos que quienes más férreamente se oponía al cambio del estado civil eran Martha Chávez y compañía, porque nos quieren invisibles.

Respecto a los derechos protegidos, son los mismos que en el proyecto presentado ante el Congreso anterior. Los compañeros civiles podrán optar por una sociedad de gananciales o separación de bienes, se darán asistencia mutua, podrán compartir su seguro social, visitarse en hospitales y cárceles, tomar decisiones médicas de emergencia cuando el otro no pueda hacerlo, decidir sobre su funeral cuando fallezca, tener una pensión de supervivencia y adquirir la nacionalidad peruana si uno es peruano y el otro no. Los derechos hereditarios están garantizados al incorporarse a los compañeros civiles como herederos forzosos equivalentes al cónyuge o compañero de hecho.

La unión civil se disolverá por muerte, ausencia, mutuo acuerdo y decisión unilateral, caso en el que el juez podrá establecer una indemnización económica a la otra parte, además de los derechos propios de la sociedad de gananciales.

El proyecto es técnicamente bueno, qué duda cabe, pero políticamente es conservador. Bajar la valla al reconocimiento simbólico de nuestros derechos no tiene ningún sentido, en especial frente a un Congreso que no parece tener ninguna intención de avanzar en el reconocimiento de nuestra condición humana y ciudadana. Aún están a tiempo de enmendarlo.

Unión civil sí, pero así no: http://bit.ly/2e0M1He

El nuevo proyecto de ley 718/2016-CR: http://bit.ly/2fN392g


Escrito por

Gio Infante

Activista marica, militanta socialista y, a veces, periodista con rollito de abogada.


Publicado en

Gio Infante

Otro blog más de Lamula.pe